viernes, 25 de septiembre de 2009

Encuesta para Perros Sueltos, por Luis Barroso

Entrevista a Walter Iannelli para la revista Perros Sueltos, por Luis Barroso.


¿Fecha y lugar de nacimiento?

Nací en Haedo en el 62.

¿Un narrador?

El chileno José Donoso.

¿Un poeta?

 Joaquín Giannuzzi.

¿Libros publicados?

Publiqué Alguien está esperando, cuentos, Sanpaku, novela (Premio Fondo Nacional de las Artes y Premio Municipal de Bs. As. novela editada bienio 2002/3), Zumatra y la mecánica de tu corpiño, poesía y Metano, cuentos.

¿Qué trabajos realizaste en tu vida?

Trabajé de cadete, administrativo, albañil, director técnico de un laboratorio óptico (egresé de la universidad de Morón en el año 82), tarjetero y bailarín en Pinar de Rocha, canillita en mi propia parada de diarios, editor, asesor literario, lavandero en mi propia lavandería, negro literario, gestor cultural y a veces escritor, entre muchas otras ocupaciones gratificantes.

¿Club de fútbol?

Soy de River, fui de San Lorenzo y simpatizo con el Gallito de Morón.

¿Es posible recibirse de escritor en un taller literario?

Un taller por sí solo no alcanza. Hay que leer como un condenado y escribir todo lo que se pueda.

¿Creès que el escritor es un ser especial, con algo que lo diferencia de los demàs?

Todos nos diferenciamos por algo. Eso no quiere decir que haya oficios supremos ni nada por el estilo.

¿Vos fuiste a algùn taller literario?

Muchísimos. Allí aprendí lo que sé de teoría literaria, y leyendo claro.

¿En què se diferencia el taller literario de un grupo de solos y solas?

En que además de poder levantarte a alguien podés aprender a escribir un cuento.

¿Existen diferencias entre un taller y la carrera de letras?

Sí. La carrera de letras tiene un programa sistematizado. Un buen taller y un buen coordinador desarticulan ese programa en función de las necesidades de sus discípulos.

¿En què momento un tallerista se transforma en un escritor, digamos, profesional?

En el momento en que se toma en serio su trabajo.

¿Joroban mucho las faltas de ortografìa?

Si se quiere escribir en serio, sí, absolutamente.

¿Què metodologìa utilizàs en el trabajo tallerìstico?

Sobre todo lectura y crítica (honesta y fundamentada). De ese trabajo van saliendo las puntas mediante las cuales se articula el trabajo teórico. Es decir, que si un cuentista no encuentra, por ejemplo, la voz narrativa, eso da pie para hablar del tema y revisar cómo han resuelto las mismas cuestiones otros escritores y llegar a diversas conclusiones.

¿Creès haber encontrado alguna vez, entre los talleristas, algùn futuro prócer literario?

Sí, algunos.

¿Es posible vivir de la literatura?

Sí, al menos con cuestiones ligadas a ella.



***

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada