martes, 13 de julio de 2010

Entrevista de la Revista "Con Letras se vive"

-¿Qué cree que lo llevó a ser escritor?

Bueno, como dije alguna vez las ganas de parecerme desde muy chico a esos tipos que me hacían sentir escalofríos con lo que escribían. Empecé en tercer grado después de leer El gato negro de Poe y el Dr. Jeckyll y Mr. Hyde de Stevenson.

-¿Se puede vivir de la literatura?

Se puede vivir de la literatura, pero no es fácil. Algunos muy pocos pueden vivir de los libros que venden, otros de cosas relacionadas o devenidas del eventual o posible prestigio que pueden traer los libros que escribieron. Otros, la mayoría, no pueden.

-¿Sus referentes literarios?

Cortázar, Donoso, Giannuzzi, Conrado Nalé Roxlo y mis amigos Alberto Ramponelli y Emilio Matei que leen todo lo que escribo. De los argentinos actuales me gusta sobre todo Marcelo Cohen.

-¿cinco libros que pueda recomendar?

Mi pueblo, de Conrado Nalé Roxlo
Este Domingo, de José Donoso.
Obras Completas, de Joaquín Giannuzzi.
El Palacio de la Luna, de Paul Auster.
En los límites del aire de Heraldo Cuevas, de Rogelio Ramos Signes.

-Si tiene que elegir… ¿poesía, cuento o novela?

Si tuviera que elegir una de las tres cosas, cuento. Parece ser el género más difícil, pero es donde me siento más cómodo. Sin embargo me gusta mucho escribir novela y poesía porque se me presentan como todo un desafío.

-¿Por qué piensa que lo cultural hoy no tiene el valor que merece? ¿Por qué cree que cada vez menos jóvenes tienen el hábito de la lectura?

Bueno, la primera pregunta la respondería diciendo que en algunos casos se ha postergado al pensador, al escritor, o al artista a un lugar poco visible, como si fueran personajes que están haciendo algo que no es de orden práctico, y es por eso que la cultura tiene poca visibilidad. Eso contestaría en parte la segunda pregunta: muchos jóvenes no tienen el hábito de la lectura porque no saben para qué sirve leer, ni lo apasionante que puede llegar a ser. Si comprendiéramos globalmente que leer te abre las puertas del mundo, incluso las del mundo práctico, y que leer puede resultar sumamente entretenido y estimulante, todos leerían.

-¿Qué le diría a una persona que comienza a escribir?

Que escribir es una forma de encontrarse con uno mismo en la búsqueda de las preguntas más interesantes que podemos llegar a hacernos. Y que de una manera u otra la literatura siempre paga, tarde o temprano.

-¿Cree en la inspiración? ¿o es acaso la excusa del escritor perezoso?

Creo en la inspiración, pero también creo que se puede escribir desde la desesperación, desde la alegría, desde la paciencia, desde la curiosidad, desde la intención y fundamentalmente desde la vocación de escribir.

-¿Qué diferencias encuentra entre la literatura, la música y la pintura?

Muchas en la forma, muy pocas en el resultado. Creo que todo arte basa su definición en la capacidad que tiene de transmitir emociones y de transformarnos a través de la obra. Nunca salí de un buen libro, de un buen disco o de una buena muestra siendo el mismo.

-¿Un sueño?

Uf, muchos: Qué nos dejáramos de joder y que hiciéramos del mundo algo menos banal, y para eso empezaría por educar y erradicar el hambre (como si fuera fácil, ¿no?) En lo particular, que los lectores me reconozcan por mi trabajo y no por otras eventualidades, cosa que de a poquito voy consiguiendo. Ah, y que mis hijas se transformen en buenas lectoras, no concibo una mejor forma de pasar por la vida.

-¿Algún libro por presentar?

Muchos. El último fue Metano a principios de 2009 y anduvo muy bien. Este año estoy buscando editor para mi segunda novela, fundamentalmente. Por ahora me gana de mano Belén Francese.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada